cerrar
NATURCIENCIA

El telescopio espacial James Webb se prepara para explorar el espacio como nunca antes

Durante muchas décadas hemos podido ver impresionantes fotografías sobre el espacio en una calidad nunca antes vista, ¿quién no conoce la fotografía del “ojo de Dios”?, una nebulosa que tiene una forma que asemeja un ojo enorme color azul que se hizo viral en redes sociales.

¿Qué decir de las impactantes fotografías de polvo estelar que parecen montañas flotantes y trasparentes en medio del negro firmamento del espacio?, ¿Qué tal aquellas fotografías de alta resolución de impresionantes espirales que resultan ser sistemas solares?

Todas esas fotografías que nos han ayudado a conocer lo que hay más allá de nuestro propio sistema solar han sido capturadas por telescopios espaciales como el Hubble lanzado 1990 y Spitzer de 2003, ambos puestos en órbita gracias a la NASA y otras agencias espaciales alrededor del mundo.

Con más de 30 años trabajando en el caso del Hubble, y más de 20 años para Spitzer, el avance tecnológico que se han hecho tan solo en estas dos décadas ha sido arrollador, haciendo considerar a la NASA jubilar estos dos telescopios para lanzar uno con un mayor poder, que nos permita ver más lejos y en una resolución nunca antes vista.

Fue así como empezó el proyecto del telescopio espacial James Webb, un trabajo de diseño en colaboración con 20 países, pero finalmente construido y operado por la NASA, la Agencia Espacial Canadiense (CSA) y la Agencia Espacial Europea (ESA).

LEER
Cómo tu personalidad afecta a la de tu perro

 

El proyecto NGST que dio vida al nuevo telescopio espacial James Webb

Aunque 2021 fue el año para el telescopio James Webb,  sus fundamentos datan desde 1996, año en el que comenzó su desarrollo en el proyecto llamado Nexr Generation Space Telescope (NGST).

No fe hasta 2002 cuando fue bautizado con el nombre de uno de los administradores más importantes de la NASA, James Edwin Webb, quien lideró en uno de los momentos más históricos no solo para la NASA, también para la humanidad: el alunizaje del proyecto Apolo en la década de los 60s.

Y a pesar de que actualmente ya contamos con la tecnología del nuevo telescopio, la realidad fue más dura de lo que parece, pues varias veces había sido demorado su lanzamiento al requerir toda clase de rediseños que trajeron gastos millonarios no planeados durante 2005.

Para 2011,  el NGST estuvo a punto de ser un sueño perdido cuando el Congreso de los Estados Unidos no quiso soltar un centavo más a la causa luego de haber inyectado cerca de 3.000 millones de dólares para un proyecto que todavía estaba pasando una fase de pruebas que necesitaría más inversión, decidiendo cancelarlo definitivamente.

LEER
Curiosidades que no conocías de los delfines

Afortunadamente, unos meses después el Congreso resolvió darle una segunda oportunidad, en vez de echar todo el avance y el dinero invertido a la basura cancelando el proyecto, establecieron una última financiación de 8.000 millones de dólares y no más para ponerlo en marcha como lo habían prometido.

Fue así como en 2016 comenzó la construcción definitiva del Telescopio Espacial James Webb, iniciando una fase de pruebas con el nuevo modelo con la esperanza de ponerlo en el espacio en 2018, algo que no pudo ser luego de que el telescopio sufriera una descompostura durante las prácticas.

Tomó tiempo para reparar el telescopio con un diseño que corrigiera y previniera un nuevo accidente, así que la fecha de lanzamiento se recorrió para mayo del 2020 en un centro de lanzamiento en las costas europeas llamada la Guayana Francesa.

Los problemas continuaron apareciendo, tanto en cuestiones de diseño como errores humanos durante las pruebas, así que la NASA volvió a fijar otra fecha de lanzamiento para el 30 de marzo de 2021.

Nuevamente, el proyecto tuvo que posponerse unos meses hasta que finalmente en agosto de 2021, la NASA dio por concluido todas las reparaciones, modificaciones y pruebas, mencionando que ya se encontraba en una fase de empaquetado para ser transportado hasta el sitio de lanzamiento.

LEER
Los barcos de recreo propician la propagación de especies invasoras

Su fecha definitiva de lanzamiento sería el 25 de diciembre de 2021, montado en el cohete Ariane 5 administrado por la Agencia Espacial Europea,  quienes lo pondrían a más de 1.600 millones de kilómetros de  distancia de nuestro planeta.

 

 

Lo que la humanidad espera recibir de la tecnología que lleva el telescopio Webb

Aunque Hubble hizo un trabajo impecable durante sus más de 30 años de servicio, no podemos comparar los 540 kilómetros de altura sobre el nivel del mar que este poseía en comparación de los más de 1.6 millones de kilómetros del telescopio Webb.

Gracias a que haga ganado mucha más distancia, se espera  que la precisión de sus imágenes sean mucho más óptimas, dándonos más pistas sobre el origen del universo y encontrar exoplanetas muchas más lejanas que pudieran ser de interés.

Pero no estará flotando a esta distancia al azar, pues es ahí donde se encuentra el punto de Lagrange (L2), un punto específico donde existe una perspectiva nunca antes explorada del universo, lejos de los obstáculos que tuvo el Hubble, esperando lograr imágenes mucho más impactantes.

Una de las novedades del Webb, es que este tendrá un espejo principal llamado “Optical Telescope Element” que parece una colmena de abejas debido a su 18 secciones hexagonales a base de berilio y recubierto con un film de 48 gramos de oro.

LEER
Los tacos son el primer paso al desarrollo de agrícola en el espacio

Mientras que el espejo en forma de CD del Hubble medía 2.4 metros de diámetro, este espejo de panal de abeja mide unos 6.5 metros de diámetro. Además, contará con un campo protector solar de Kapton, elaborado con silicio y aluminio que regularán la temperatura al estar expuesto directamente a los rayos solares, manteniéndolo a unos -223 °C.

El hecho de que Webb pueda ver más lejos no solamente implica distancia como en nuestro planeta, pues en el universo también significa mirar en el pasado. ¿Qué significa esto?

Los telescopios reciben las imágenes de las luces que reciben, razón por la cual debemos recordar que la luz viaja a cierta velocidad en el espacio. Ya que muchos de las galaxias están tan lejanas, es posible que podamos percibir en la Tierra una luz de una galaxia o planeta que dejó de existir hace decenas o cientos de años, pero la luz que alguna vez emitió aún sigue viajando hacia nosotros.

Bajo esta premisa, podemos decir que Webb tendrá la capacidad de mirar al pasado, aún mucho más de le hizo Hubble en su momento. De hecho, se espera observar el brillo de galaxias que pudieron formarse justo después del Big Bang que dio origen a nuestra galaxia.

LEER
Stephen Hawking tendrá su propia moneda conmemorativa

Esto podría traducirse en que podremos conocer mejor otras estrellas que datan de hace más de 250 millones de años, algo que sería una novedad pues hasta ahora se tiene más registro de estrellas apagándose, que aquellas que aún siguen brillando.

Hubble solía captar cierto rango de la luz ultravioleta y la luz visible (la que nuestro ojo puede captar), pero el nuevo telescopio Webb podrá captar una amplia variedad del espectro infrarrojo, una frecuencia de luz y energía más amplia que permitirá ver ondas de luz mucho más antiguas.

Esto abrirá puertas a la exploración para descubrir nuevos exoplanetas al también ser detectables gracias a la frecuencia de la luz infrarroja. Pero eso no es todo, pues también estará equipado con otra clase de equipo científico que detectará más señales como elementos que sugieran la presencia de agua, CO2 o metano en dichos planetas, elementos fundamentales para la existencia de la vida.

Con el tiempo y la puesta en marcha de Webb una vez completamente desplegado, será que veremos toda la capacidad que este telescopio nos pueda ofrecer dentro de los próximos años.

Mientras tanto, sabemos que el telescopio se puso en el espacio en navidad del 2021, donde comenzaría un proceso meticuloso para poder empezar a ponerse en marcha, primero desplegando sus 18 espejos de colmena durante el primer mes de 2022.

LEER
Los cerebros de los delfines, contaminados por plásticos

Posteriormente dejará de flotar a la deriva y comenzará un proceso de alineamiento que tampoco será tan rápido, de hecho se espera que culmine después del primer trimestre de este año, y así finalmente recibir las primeras imágenes que comenzarán a tomarse en verano.

Para ello, los 18 espejos que recibirán imágenes, deberán de enfocarse para recibir la señal como uno solo. Según las imágenes que ha mostrado la nasa, de momento Webb ha enviado una imagen con 18 puntos luminosos, pero una vez que estén bien alineados y coordinados, podrán superponer la luz para formar una sola señal.

De momento y como primera prueba, Webb ya ha podido dar una imagen de la estre HD 84406, una imagen donde incluso los ingenieros de la NASA han mostrado su sorpresa y admiración por las nuevas imágenes que es capaz de capturar.