cerrar
SALUD

La ciencia investiga consecuencias de teléfonos a nivel cerebral

Con tantos de nosotros ahora constantemente atados a la tecnología digital a través de nuestros teléfonos inteligentes, computadoras, tabletas e incluso relojes, hay un gran experimento en marcha en lo que no nos damos cuenta exactamente.

Compañías como Google, Meta, Twitter, Apple, incluso Voz (si somos completamente honestos) están compitiendo por nuestra atención, y lo están haciendo con inteligencia conociendo los botones psicológicos que presionar para que regresemos por más. Ahora es común que los niños estadounidenses tengan un teléfono inteligente a los 10 años. Es un dispositivo de distracción que llevan en sus bolsillos todo el tiempo.

Cuanto más nos adaptamos a la economía de la atención, mas tememos que nos perjudique. En Silicón Valley, se nos dice que más padres están limitando el tiempo de pantalla de sus hijos e incluso escribiendo cláusulas de no pantalla en sus contratos con niñeras. Lo que nos hace preguntarnos: ¿saben algo que nosotros no?

Si es cierto que las distracciones digitales constantes están empeorando nuestras funciones cognitivas, dejándonos a muchos más atolondrados, más propensos a fallas en la memoria y más ansiosos, significa que estamos viviendo una profunda transformación de la cognición humana. ¿O podría ser que estamos exagerando, como la gente en el pasado que entro en pánico por las nuevas tecnologías como la imprenta o la radio?

LEER
La falta de sueño nos afecta más de lo que creíamos

Para averiguarlo, decidimos preguntar a los expertos: ¿Cómo afecta nuestro uso constante de tecnologías digitales a nuestra salud cerebral?

Verás que las respuestas están lejos de ser seguras o incluso consistentes. Todavía no se sabe mucho sobre la conexión entre el uso de los medios y la salud del cerebro en adultos y niños.

La evidencia que existe sobre la multitarea y la memoria, por ejemplo, sugiera una correlación negativa, pero aun es difícil encontrar un vínculo causal. Aun así, muchos de los investigadores y expertos en comportamiento humano con los que hablamos todavía se siente incómoda acerca de hacia dónde nos lleva el uso constante de la tecnología digital.

“Todos somos fichas en un gran experimento para ser manipulados por estímulos digitales a los que nadie ha dado su consentimiento explícito”, menciona Richard Davidson, profesor de la Universidad de Wisconsin. Pero, ¿Cuáles son los resultados del experimento?

 

Las empresas de tecnología tiene herramientas poderosas y generalizadas para influir y aprovecharse de nuestra tecnología.

 

Davidson, profesor del departamento de Psicología de la Universidad de Wisconsin Madison y fundador y director del Center for Healthy Minds, “Lo que más me preocupa es el aumento de la distracción, el déficit de atención nacional que todos sufrimos y las consecuencias que vienen a partir de ellas”.

LEER
Como eliminar el sarro de manera natural

Nuestra atención está siendo capturada por dispositivos en lugar de ser regulada voluntariamente. Somos como un marinero sin timón en el océano: empujados y tirados por los estímulos digitales a los que estamos expuestos en lugar de por la dirección intencional de nuestra propia mente.

La capacidad de regular voluntariamente la atención está más desarrollada en los humanos que en otras especies. Como William James, el gran psicólogo, escribió en 1890: “La facultad de traer de vuelta voluntariamente un pensamiento errante, una y otra vez, es la raíz misma del juicio, el carácter y la voluntad”.

Pero nos estamos deteriorando en esa capacidad, a nivel mundial. Todos somos peones en lo que parece un gran experimento donde estamos todos atrapados, y todo se trata de ver quién (de las Big Tech) es capaz de dominar más nuestra atención sin que nos demos cuenta.

Esto, para algunos, subraya la urgencia de entrenar la mente con la meditación para no tener que revisar el teléfono 80 veces al día.

 

Cristopher Burr y su investigación.

 

Nuestro uso constante de tecnologías digitales está permitiendo que los sistemas inteligentes aprendan cada vez más sobre nuestros rasgos psicológicos, con diversos grados de validez o precisión.

LEER
Una investigación reciente nos muestra el secreto de la longevidad

Por ejemplo, el acelerómetro de nuestro teléfono inteligente podría usarse para inferir nuestros niveles de estrés en el trabajo, o un análisis automatizado de nuestros patrones vocales podría determinar que estamos deprimidos.

Pero lo que más preocupa es que los usuarios rara vez están completamente informados de que sus datos podrían usarse de esta manera. Además, a menudo las empresas que desarrollan la creciente variedad de tecnologías de “salud y bienestar” no tienen suficientemente en cuenta los riesgos de intervenir.

Por ejemplo, las empresas pueden estar empujando a un usuario a cambiar los patrones de sueño, el estado de ánimo o las preferencias dietéticas y causar daños no deseados.

En un entorno de atención médica, un médico intentará evitar intervenciones que no involucren al paciente en el proceso de toma de decisiones. En cambio, los médicos tratan de respetar y promover el autocomprensión y la autodeterminación del paciente. Necesitamos encontrar formas de mantener esta relación también en el dominio de las tecnologías de la salud y el bienestar.

Cualquier interferencia o intervención subsiguiente que apunte a cambiar el comportamiento de un usuario debe ser completamente transparente e idealmente examinada por un comité de revisión ética.

LEER
El agua, ingrediente clave para los deportistas

Esto ayudaría a minimizar la posibilidad de consecuencias no deseadas (por ejemplo, mayor estrés, ansiedad o incluso el riesgo de adicción conductual).

La investigación hasta el momento muestra una correlación entre el bombardeo de los medios digitales y los problemas de pensamiento. Pero está lejos de ser concluyente.

La ciencia nos dice que existe una relación negativa entre el uso simultáneo de más medios y la capacidad de la memoria de trabajo. Y sabemos que la capacidad e la memoria de trabajo se correlacionan con la comprensión del lenguaje, el rendimiento académico y toda una seria de variables de resultados que nos preocupan.

La ciencia nos dice que la relación negativa existe, pero la ciencia no nos dice si el comportamiento de los medios está causando el cambio. Es demasiado pronto para concluir realmente. La respuesta es que no tenemos idea.

Pero sí existe una relación casual y estamos transformando las capacidades funcionales cognitivas subyacentes, eso podría tener una consecuencia para el rendimiento académico.

Paul Murphy, investigador de Alzheimer en el departamento de bioquímica molecular y celular de la Universidad de Kentucky, nos dice que las enfermedades neurodegenerativas tardan décadas en desarrollarse, y el uso generalizado de dispositivos electrónicos es algo relativamente reciente.

LEER
Última moda: cremas para la luz azul de tus dispositivos

Entonces, la forma aterradora de ver esto es que estamos realizando un experimento arriesgado con algunas consecuencias potencialmente graves para la salud pública, y no sabremos hasta dentro de una década más o menos si hemos cometido algunos errores terribles.

En cierto modo, esto es análogo a los problemas que tenemos al estudiar los efectos a largo plazo del tiempo de pantalla en los niños. Podemos sospechar que esto puede ser malo, pero todavía estamos a muchos años de saberlo, y no estamos ni cerca de saber qué tipo de exposición es segura o cuánto podría ser peligroso.

 

La tecnología y la mente de los jóvenes

 

Existe una preocupación particular y un enfoque de investigación sobre lo que la tecnología hace a las mentes jóvenes y en desarrollo. Gary Small, autor del libro iBrain y director del Centro de Investigación de la Memoria y el Envejecimiento de la UCLA en el Instituto Semel de Neurociencia y Comportamiento Humano.

La mayor preocupación son los jóvenes, cuyos cerebros aún se están desarrollando desde el nacimiento hasta la adolescencia. Hay un proceso llamado pode (el proceso de eliminar las neuronas que están diseñadas o degradadas para mejorar la capacidad de conexión del cerebro). Esto podría verse afectado todo el tiempo usando tecnología. No tenemos datos sobre eso, pero ciertamente puede generar una preocupación.

LEER
Beneficios que no conocías de los tomates

El uso constante de las tecnologías afecta la saludad cerebral. Tiene una ventaja y una desventaja. La desventaja es que cuando las personas lo usan todo el tiempo, interfiere con su memoria por que no presta atención a lo que sucede. Están distraídos.

Hasta donde se sabe, no hay estudios sistemáticos que analicen eso. Solo se puede mirar esto indirectamente. Por eso se ha estudiado la frecuencia de las quejas de memoria según la edad. Encontrará que alrededor de 15 por ciento de los adultos jóvenes se quejan de su memoria, lo que sugiere que podrían estar sucediendo cosas como la distracción.

En el lado positivo, hay ciertas tareas mentales, al usar estas tecnologías, que ejercitan nuestro cerebro. Algunos estudios han demostrado que algunos videojuegos y aplicaciones pueden mejorar la memoria de trabajo, la inteligencia fluida y las habilidades multitareas.

Se siguen investigando los impactos potenciales de las redes sociales y el uso de teléfonos inteligentes en la atención y el sueño