cerrar
NATURCIENCIA

Los tacos son el primer paso al desarrollo de agrícola en el espacio

Mucho se ha investigado sobre la comida en el espacio y se han creado cultivos y alimentos que permiten almacenarse y consumirse de forma fácil en el espacio. Miles de científicos dedican su tiempo a realizar el menú de los astronautas, además del hecho de crear cultivos en el espacio lo cual ayudaría de gran manera en un futuro si la humanidad logra establecerse en otros planetas y tachando de la lista de deberes el alimento, debido a que este puede ser cosechado en las mismas estaciones espaciales.

Pero para sorpresa de muchos, y de muchos mexicanos los cuales llevan en el pecho uno de los platillos más famosos a nivel internacional, estamos hablando de los tacos, los cuales se han vuelto famosos y cocinados no solo en la tierra si no ahora también en el espacio, aunque no son los únicos, debido a que los chiles también tienen un factor importante en este nuevo descubrimiento y aquí te platicamos un poco más al respecto.

 

Los astronautas también tienen sus fiestas de tacos espaciales

La Estación Espacial Internacional organizó una fiesta de tacos para los astronautas hace unos días, mientras celebraban la cosecha de los primeros chiles cultivados en el espacio. La tripulación finalmente obtuvo la oportunidad de probar los pimientos después de iniciar el experimento en la estación espacial en julio.

LEER
Científicos: Los tiburones no atacan sin razón alguna como en las películas

Plant Habitat – 04 es uno de los experimentos de plantas más complejos en el laboratorio en órbita hasta la fecha por que los pimientos tardan mucho más en crecer que los experimentos anteriores, que incluían varios tipos de lechuga, zinnias en flor e incluso rábanos.

Después de crecer durante cuatro meses, los pimientos fueron cosechados por el astronauta de la NASA Mark Vande Hei. A continuación, se desinfectaron antes de que la tripulación se acomodara para probar algunos de los chiles rojos y verdes y realizar encuestas sobre el sabor y la textura.

Después de la prueba de sabor, la astronauta de la NASA Megan MacArthur preparó sus “mejores tacos espaciales hasta ahora; fajita de res, tomates y alcachofas rehidratados, y Hatch chile” compartió la astronauta en Twitter.

Algunos de los pimientos se enviarán de regreso a la Tierra para su análisis, mientras que las plantas de chile continúan creciendo en la estación espacial. Los astronautas SpaceX Crew – 3, que se lanzarán desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida este mes, realizarán una segunda cosecha una vez que lleguen.

Los raros productos frescos significan algo más que una variedad dietética y emoción para los astronautas. El éxito de este experimento también tiene múltiples implicaciones científicas para el futuro de la nutrición de los astronautas en las misiones espaciales de larga duración.

LEER
Se cree que las lunas de Marte en realidad fueron solo una

Y estos pimientos suaves podrían volverse más picantes o más suaves dependiendo de la cantidad de agua que reciban y de cómo les afecta vivir en ausencia de gravedad, que es estresante para las plantas.

 

Así ha sido cultivar las plantas en el espacio

 

Los seres humanos han estado viviendo y trabajando en la estación espacial durante 20 años. La mayor parte de sus comidas están empaquetadas, aunque a veces los astronautas reciben delicias frescas de las misiones de reabastecimiento. Sin embargo, esos paquetes de ayuda serán mucho más limitados en misiones espaciales más largas, incluido el viaje a la Luna o Marte.

Cuanto más tiempo se almacenan los alimentos envasados, más nutrientes pierden como la vitamina C y la vitamina K.

Hasta ahora, los astronautas han cultivado con éxito 10 cultivos diferentes en la estación espacial desde 2015 y tuvieron la oportunidad de probar cada uno. Los pimientos proporcionan una gran fuente de vitamina C, así como de otros nutrientes claves, y estos chiles se probaron bien en la Tierra en entornos que simulan lo que las plantas podrían experimentar en la estación espacial.

Las plantas de pimiento se auto polinizan, por lo que son fáciles de cultivar y son un cultivo para recoger y comer que no tiene que cocinarse. También contienen bajos niveles de microbios, por lo que es seguro comerlos crudos.

LEER
Cómo tu personalidad afecta a la de tu perro

Los investigadores tardaron dos años en decidirse por el chile Hatch para su experimento espacial. El nombre pertenece a varias a variantes cultivadas en Hatch, Nuevo México, y Hatch Valley en el sur de Nuevo México, pero esta planta especifica es un hibrido desarrollado por la Universidad Estatal de Nuevo México, que combina la pimienta Hatch Sandia y la tradicional pimienta española del norte de Nuevo México.

Cuarenta y ocho semillas se lanzaron en un portaviones en la misión de reabastecimiento a la estación espacial en junio. El transportador se colocó dentro del Habitat Vegetal Avanzado del laboratorio, que es aproximadamente del tamaño de un microondas.

El hábitat se puede monitorear y controlar desde el Centro Espacial Kennedy en Florida, incluido el riesgo, la iluminación y el encendido de ventiladores para promover la transferencia de polen.

En la tierra, estos chiles crecen hasta aproximadamente 3 pulgadas lo que equivale a unos 7 centímetros y medio de largo, pero su entorno podría tener un impacto en cómo se desarrollan los pimientos en el espacio.

La jardinería espacial además de ser deliciosa, también ayudan a la salud mental de los astronautas

 

Un efecto secundario de la vida en gravedad cero es que los astronautas a menudo pierden algo de su gusto y olor, por lo que los alimentos picantes bien condimentados son los favoritos. Agregar verduras frescas o pimientos al menú permite a los astronautas animar sus comidas habituales. Pero cultivar y cuidar las plantas también puede producir otros beneficios.

LEER
Una galaxia chocará contra la Vía Láctea antes de lo previsto

Los astronautas han descrito la alegría que se siente al ver, así como al oler y cuidar, las plantas verdes de la estación espacial que les recuerdan a la Tierra. Los astronautas también ayudaron a polinizar a mano flores en algunas de las plantas.

“Cultivar vegetales coloridos en el espacio puede tener beneficios a largo plazo para la salud física y psicológica”, dijo Matt Romeyn, investigador principal del experimento, en un comunicado. “Estamos descubriendo que cultivar plantas y vegetales con colores y olores ayudan a mejorar el bienestar de los astronautas”.

Los resultados de este experimento podrían ayudar a los investigadores a aprender cómo se produce el desarrollo de la fruta en ausencia de gravedad y mitigar los desafíos para futuros experimentos de crecimiento.

“La combinación de microgravedad, calidad de luz, temperatura y humedad de la zona radicular afectara el sabor, por lo que será interesante saber cómo crecerá, madurara y sabrá la fruta”, dijo LaShelle Spencer, líder del equipo científico del proyecto, en una declaración.

“Esto es importante porque los alimentos que consumen los astronautas deben ser tan buenos como el resto del equipo. Para enviar con éxito a las personas a Marte y traerlas de regreso a la Tierra, no solo necesitamos los alimentos más nutritivos, sino también los de mejor sabor”.

LEER
Lugares y ecosistemas en peligro de extinción

 

China y el algodón polizonte en el espacio

 

A principio de este mes, pequeñas plantas verdes brotaron en la Luna. Las plantas llegaron como semillas de algodón, escondidas dentro del Chang’e 4, una nave espacial china que había aterrizado, por primera vez en la historia, en el lado opuesto de la luna, el lado que nunca gira hacia la Tierra.

Las semillas vinieron con las comodidades del hogar; agua, aire, tierra y un sistema de calefacción para calentarse. Juntas, las plánulas se asemejaban a un bosque en miniatura de color verde oscuro. Un toque de vida en un mundo árido.

Y luego aproximadamente una semana después, todos murieron pues la noche lunar había comenzado. Sin suficiente luz solar, las temperaturas de la superficie cerca de la nave espacial cayeron en picado a -52 grados centígrados. El sistema de calentamiento de los brotes no fue diseñado para durar. Las plantas se congelaron.

El espacio exterior, como era de esperar, no es amable con las plantas, ni con las personas, ni con la mayoría de los seres vivos, excepto quizás con los tardígrados, esas criaturas microscópicas, mejor conocidos como osos de agua.

LEER
Dormir más de 8 horas puede ser perjudicial para tu salud

Si sacas una margarita de la Estación Espacial Internacional y la expones al vacío del espacio, perecerá de inmediato. El agua de sus celadas saldría precipitadamente en forma de vapor, dejando tras de sí una flor liofilizada.

El experimento de China marcó la primera vez que se cultivó materia bilógica en la Luna (ya hay materia biológica en la luna, a lo que la NASA se refiere cortésmente como “dispositivos de recolección de defecación”. Pero las plantas han florecido en el espacio durante años. Solo necesitan un poco más de cuidado y atención de que sus pares terrestres para poder dar un paso más al cultivo espacial.